domingo, 2 de abril de 2006

El comienzo

Sola ante el piano. Al principio mis dedos tiemblan.
La voz va surgiendo, rota, insegura, perfecta. Si alguien me escuchara en ese mismo instante, se fragmentaría en un llanto eterno, pero sin que la ternura abandone jamás su mirada...

No hay comentarios: