miércoles, 16 de agosto de 2006

16 de agosto

Ha amanecido otoño en los cristales,
y yo te echo de menos.

El cielo, presintiéndolo, se ha desbordado en millones de lágrimas que bañan el asfalto,
Adoro estos días grises que huelen a infancia en la calle.

1 comentario:

Silvia dijo...

No hay palabras. Que bellas y melancólicas palabras.
Me alegro de volver a leerte