martes, 26 de diciembre de 2006

Impresión Repetida




La última mañana en la ciudad
amanece con luz marchita. Vengo
de habitar en la noche, voy al día
con sueño, con los ojos muy cansados.
Estas horas terribles en extrañas
cuidades aconsejan al viajero
que retorne al hogar, en donde el tiempo
no estraga tan temprano el corazón.


(F. Brines)

4 comentarios:

Luismi dijo...

Alguien dijo que quien deja su tierra para buscarse a sí mismo corre el peligro de perderse para siempre... quizá esto no es más que una consecuencia de esos estragos en el corazón.

Espero que estés pasando unas felices fiestas.

luisa dijo...

Yo sólo espero que la luz te haga ver las cosas tan claras como son. Muchas veces sólo necesitamos mirar para ver, y muchas otras, necesitamos ver para poder mirar... Escribes francamente bien, me tienes tontita xDD


Espero que todo vaya tan bien como mereces y como sé que, poco a poco, va yendo.



Por si un día te pasas: www.fotolog.com/luisinya



Mil besos linda :*********

Silvia dijo...

Lo extraño nos da miedo. Lo conocido, seguridad. Muchas veces es preciso aventurarse con miedo y descubrir con seguridad nuevos horizontes.
Grande, ese Brines.
Un abrazo

Luismi dijo...

(Contestando a tu pregunta en mi blog)

Supongo que tanto desconocimiento conocido de antemano, se debe a todas esas veces que, aun cuando sabemos la gravedad de nuestra situación, no somos totalmente conscientes de ello, y actuamos, sin más.

Llámalo arriesgar, llámalo inconsciencia, llámalo la esencia de la vida, o mejor, llámalo como quieras o simplemente no lo llames :P

Te favoritizo también ! :)