sábado, 13 de enero de 2007

13 de enero de 2007 (2)






En la orilla de un mar inmóvil
liso como un espejo,
recogí caracolas vacías,
restos de un amor que no fue
sino naufragio,
cristal huidizo del corazón
malgastado en inútiles mareas.


(Amparo Carballo Blanco)

2 comentarios:

Silvia dijo...

Nuestras playas están llenas de miles de caracolas vacías. También de muchos naúfragos del amor, esperando ser rescatados.
Hace tiempo yo fui una de ellos.

Precioso poema :)

Rogers Market dijo...

Nice pages here. Great information. Will visit again and recommend.