viernes, 29 de junio de 2007

Fragmento

"Sin duda, esta opinión no contará con la aquiescencia ni de los estudiosos conservadores ni de los que se consideran revolucionarios. Ambos grupos están afectados por igual de un temible fervor y un engreimiento relamido que les impide ver que el mundo no está pendiente de sus palabras."

Nigel Barley "El antropólogo inocente"

3 comentarios:

Silvia dijo...

Sabias palabras, llenas de razón. Para acercarse a los demás y ser escuchado hay que estar dotado de humildad.
Ya he terminado las oposiciones y me alegro de volver a visitarte.
Un abrazo

TEE7H1NG dijo...

No sé... no creo que la ceguera tenga tanto que ver con la postura radicalizada de entender la vida, la política, o las relaciones sociales... es más bien una característica inherente a la tozudez humana... a veces necesitamos darnos de bruces contra la realidad para entender la imparcialidad de la naturaleza... :)


Bezos!*

Alfredo dijo...

Ni de sus obras, añadiría yo. Somos tan egocéntricos que no nos damos cuenta que el resto de formas de vida que habitan este planeta no nos necesitan ni para vivir, ni tan siquiera para morir.

Y en el ámbito social, cualquiera tiene opinión de todo hoy en dia (todos tenemos culos también). Y cualquiera piensa que su opinión es importante para el resto. Ese es el problema: la satisfacción de decir lo que piensas sobre cualquier cosa te quita la necesidad que tienes de formártela a partir de otros puntos de vista más fundamentados que el tuyo (que siempre los hay).

Pero señores, que el mundo académico tampoco se salva, pues allí existe gente que cree que por saber mucho de una cosa lo sabe todo de todas las cosas. Claro, con el tiempo suelen perder la humildad, siempre necesaria para adoptar más lucidez y conocimiento. Y así están las universidades, llenas de necios ilustrados.

Interesante especie, la nuestra. (me apunto el libro de donde está extraida la cita). Saludos.