sábado, 14 de febrero de 2009

27 maneras de responder a un golpe (II)

Los hay que mueren de silencio
de tragarse demasiadas palabras y del cólico fenomenal que sigue
y los hay que mueren por hablar demasiado
pues las paredes --al contrario que las tapias, que están sordas-- oyen.

Los hay que mueren de cansancio
de todo lo que hay que cambiar para que nada cambie
y hay quien muere de aburrimiento
en esta feria universal donde continuamente ocurren cosas
y nunca pasa nada.

Hay quienes mueren de miedo
ante la mera sospecha de que podrían darse de bruces
con la verdad de sus actos
y hay a quienes les da tanto coraje
que alguien pudiera sospechar que hay una verdad tras sus actos
que sencillamente se mueren.

Los hay que no mueren nunca
porque ya están muertos.


(Jorge Riechmann)

2 comentarios:

Silvia dijo...

Hola, Drenched:
veo que sigues teniendo muy buen gusto para tus post. Espero todo te vaya bien. ¿Qué tal tu peque?.
Un abrazo

Silvia dijo...

Drenched, no sabes lo que me ha alegrado tu visita. Espero que tu niño se mejore. Lo bueno de los niños es que parece que tienen un ángel de la guarda, son duros y flexibles. Cuando veo a mis alumnos los trompazos que se pegan a veces en el recreo pienso que si me pasara a mi ya estaría en la UVI.
Un abrazo y mucho ánimo