domingo, 27 de febrero de 2011

El final de la comedia

Aléjate mientras aún tengas tiempo,
o mañana seré tu enfermedad.
Recoge tu cariño y los cosméticos,
para alguien que sepa utilizarlos.
Yo soy tu aburrimiento y soy tu frío.
Considera estos meses como un limbo
necesario para tu redención.
No recuerdes nada de cuanto dije,
y quema mis caricias con cal viva.

Eso acabé diciendo, según creo.
Compusimos un buen cuadro de estúpidos:
yo, exagerando mis dotes de histrión;
ella, por no apreciar que aquella era
otra estrategia para retenerla.
Otra estrategia más desesperada.

(Carlos Marzal)

No hay comentarios: