domingo, 20 de febrero de 2011

El último de la fiesta (2ª parte)

Ya ves; eso es lo que te aguarda, si te marchas,
y lo que aquí te espera no es mejor.
Conoces de antemano cuál será tu conducta:
sopesarás los dos ofrecimientos que posees
-la despoblada soledad de una fiesta ya extinta,
la habitual afrenta de estar solo contigo-
y antes de encaminarte hacia la casa
apurarás la noche un poco más.
(Un poco más, a estas torpes alturas de tu vida,
no puede ser muy malo.)

La fiesta ha terminado. Y aquí viene la luz,
la vieja hiena.


(Carlos Marzal)

No hay comentarios: