domingo, 13 de marzo de 2011

Pero sin mí te irás,
como el padre sin el hijo,
como la esposa joven sin el esposo anciano.
Nuestro noviazgo terminará
y en su término comprenderé
todas las uvas amargas
que pusiste en mi boca.

En su término tendrás de mí
todas las sonrisas que antes te negué.
En lugar de estos ojos asustados
tendrás sonrisas.

(Luisa Castro)

No hay comentarios: