sábado, 27 de agosto de 2011

El pájaro de Minerva vuela al anochecer


No estar es tu enseñanza.
Allá donde te busco, sólo encuentro
palabras sin misterio, libros mudos
en su ansia de explicarse.
Sin embargo
un hueco, una silueta se dibuja
en esos textos de los que te ausentas.
No estás, pero has pasado,
acabas de pasar,
tan rápida que apenas
tuvo el aire conciencia de tu paso.
No estás, pero en tu huida
has dejado señales:
ramas rotas, pequeñas rasgaduras
en la frágil constancia de la hierba.
(Ana Isabel Conejo)

No hay comentarios: