lunes, 20 de octubre de 2014

Claroscuro

No soy testigo de la luz. Nunca lo he sido.

Inmensa luz nos ciega, si en sombra no te acoges.

En profundos templos de negrura evocas
paraísos de soles vesperales.

¡Hermosísimo sueño,
que concibiendo vibra y gestando abre
volcanes del sentido!
para presentir siempre, augurar.

Lo dulce es el temblor.

Más bella que el día es el alba.

Desengáñate:

La luz total no existe, si belleza;
mas necesario resplandor.

Lo idílico del bosque es la claridad
que las sombras filtran.


(Rosaura Álvarez)

No hay comentarios: