viernes, 28 de diciembre de 2012

Cuentan de un sabio

Parecía tan más allá de todo,
que me senté a su lado y escuché 
su historia, hermosa y triste
porque el conocimiento
es privación de vida.

Me regaló
al final estas cuatro verdades 
que te cuento: si alguna vez 
dejas de ser joven, olvida que lo has sido;
el bien jamás es caro cuando llega;
sólo está en paz consigo
quien ignora la envidia; y la más
orgullosa: al que le duele una pena
no se la divierte nadie.

Le dejé solo
y frente al mar. Sus ojos entornados
sonreían con lágrimas serenas.

(Julio Herranz) 

No hay comentarios: