lunes, 13 de octubre de 2014

En una esquina de la espalda

Sí, en una esquina de la espalda.
En una esquina de la espalda
está este nido triste, el sol de ahora
lo va palpando, Buscador; inútil:
no llega el rayo ni el temblor dorado,
hay algo entre cristales muy oculto.
Sí, en una esquina de mi espalda
hay un sol muerto hace miles de años.
Tú, Buscador, abres tu mano larga,
como una venda, como un presagio...
Y salen de tus ojos horizontes.


(Elena Andrés)

No hay comentarios: