lunes, 27 de octubre de 2014

La imagen que refleja el agua...

La imagen que refleja el agua
pertenece a un lejano espejo
de otra vida.
No es una nube o una sombra
con la boca abierta al otoño,
a la caricia que el aire arranca de los buitres.
Una palabra puede iluminar la noche
o caer sobre el miedo de un niño
como una piedra en el fondo del estanque
que bajo la luna sueña con ser pájaro.
Otra mujer brilla en el recuerdo,
tiene mis ojos y mis labios,
pero el rostro de agua y el rostro de tierra
no son el mismo
y alguien alza murallas,
separa el sol de ese cuerpo desnudo
sobre el látigo que palpita en las horas.
Nadie oye el grito del animal salvaje
perdido en la decepción del bosque
cuando el camino se convierte en frontera
y el día envejece como un invierno largo
y silencioso.
No hay espejo más frágil que el agua;
imposible colocar este rostro sobre el mío.


(Ana María Navales)

No hay comentarios: